Grandes empresas, bancos, naciones y comunidades serán los protagonistas.

El pasado 31 de Octubre Bitcoin cumplió 11 años desde que llego al mundo impulsado por Satoshi Nakamoto, durante muchos años fue la única propuesta de uso de Blockchain. Actualmente a pesar de la diferencia de la ideología, del diseño y estructura tecnológica de otras propuestas impulsadas por diferentes fuerzas, se ha creado un escenario complejo pero bastante interesante del futuro de los servicios financieros.

La primera forma de usar Blockchain fue a través de criptomonedas, la relevancia de las criptomonedas se ha sustituido por el movimiento DeFi.

De acuerdo a Binance DeFi significa, “finanzas descentralizadas” y se refiere al ecosistema compuesto por aplicaciones financieras que desarrolladas sobre sistemas blockchain. Esta definición considera aplicaciones de gestión de activos, de predicción de mercados, identificación de usuarios y de mas servicios financieros.

2020 será el escenario DeFi con participantes con bancos como JP Morgan, BigTech como Facebook, proyectos como Dai e incluso grandes naciones como China.

Podríamos debatir mucho acerca de si todas las propuestas son realmente blockchain, pero cualquier fuerza necesita una escala global de millones de usuarios para lograr su propósito. Forman parte de la realidad y los usuarios finales no se detendrán a pensar si la estructura, diseño e ideología de la tecnología coincide con la esencia pura del Blockchain.

Te invito a leer este artículo y conocer cuáles son las principales fuerzas, y el punto en común entre ellas.

Entender que propone DeFi no se puede entender sin antes previamente entender cuales son las direcciones que impulsa la fuerza tecnológica.

Fuerza tecnológica

Los primeros años de Bitcoin el mundo lo relaciono al falso estigma del mercado negro de armas y drogas, fungiendo como una herramienta anónima para transferir valor. El volumen de transacciones era bajo y no existía la preocupación de la viabilidad tecnológica. Años después cuando salió del mercado negro empezaron a surgir cuestionamientos técnicos acerca de su escalabilidad, por el gran consumo de energía y por la baja velocidad de la transacción.

Las primeras fuerzas se enfocaron en impulsar la creación de proyectos relacionados a la escalabilidad de Bitcoin, para lograr la máxima adopción como una herramienta de pago, proyectos como RSK, Stellar y Hyperledger son algunos de los proyectos.

En la misma fuerza tecnológica hacia una dirección impulsada por una esencia diferente. Las grandes empresas tecnológicas de las últimas tres décadas con servicios en la nube, como Microsoft, Huawei, IBM y Amazon. Han comenzado a buscar la forma de “adaptar” su infraestructura tecnológica a diferentes tipos de Blockchain.

En este sentido en 2020 tendremos la fuerza tecnológica en dos direcciones, por un lado las empresas tecnológicas empezarán a ofrecer con mayor fuerza servicios Blockchain As a Services, es decir un nuevo modelo de negocio enfocado en aprovechar su infraestructura tecnológica para adaptar la tecnología Blockchain, principalmente para empresas y sobre demanda. Por el otro lado proyectos como RSK y Stellar seguirán buscando desde una esencia más cercana al Blockchain crecer la escalabilidad tecnológica, mejorando la velocidad de transacción y consumo de energía.

Fuerza financiera

Respecto a finanzas y economía en el último año la fuerza DeFi ha crecido de forma exponencial. Las principales instituciones económicas y empresariales han puesto su foco de atención a la creciente intensidad de esta fuerza.

La transformación hacia finanzas descentralizadas comenzó en 2015 con la aparición de plataformas que facilitan la creación de símbolos que permiten la representación de valor o un activo, por ejemplo; para representar una acción bursátil, un canasta de activos. Este tipo de opciones permiten crear proyectos que den solución a las principales barreras de adopción de las criptomonedas, la volatilidad.

Existen cuatro grandes direcciones que veremos con mayor intensidad en el 2020, todas con un punto en común, el uso de Stablecoin o activos estables.

Por un lado participan grandes bancos como JP Morgan impulsado por la necesidad de los Bancos por adaptarse y renovarse . Por otro lado Facebook lidera el impulso de proyectos que podrían llegar a miles de millones de usuarios por medio de whatssap, messenger, instagram y facebook. En una tercera dirección China es una de las naciones que ha empezado a impulsar el uso de su propia Stablecoin para digitalizar su moneda nacional.

Por último y no menos importante proyectos de Stablecoin completamente descentralizadas como Dai, plantean formas disruptivas de crear nuevos servicios financieros, donde es posible la conexión entre diferentes servicios de Blockchain para lograr ofrecer servicios financieros robustos completamente descentralizados.

A pesar de no coincidir plenamente en su mayoría estas direcciones con la ideología, el diseño y estructura tecnológica propuesta inicialmente por Bitcoin, forman parte del ecosistema mundial de Blockchain. El 2020 será el año donde empezaremos a ver los resultados y materialización de muchos esfuerzos. Creer que aún falta tiempo o que será pasajero el viaje de Blockchain es negarse a una realidad que ya forma parte en todo el mundo, con grandes fuerzas hacia muchas direcciones y con intereses distintos.